Verónica Eslava Abucha

La etapa que empiezas cuando terminan los tratamientos y estás en remisión, es el momento de la “Vuelta a la Normalidad”.

Cuando te alejas progresivamente del entorno médico y hospitalario, y comienzan a brotar las nuevas ilusiones y  los proyectos de futuro, aunque  en ocasiones puedes encontrar algunas dificultades en este  proceso.

[veronica eslava] Durante todo el tratamiento depositas mucha energía en las visitas al hospital, en los controles, las pruebas, y esto provoca un desgaste físico y psicológico que  puede provocar que una vez que has acabado los tratamientos intensivos te sientas desorientado y desprotegido ante la nueva situación.  Pueden aparecer miedos, puedes tener problemas para manejar las expectativas que tu familia deposita sobre ti, físicamente no te encuentras como te gustaría,…

Es el momento en el que descubres que no eres el mismo de antes, que hay muchas cosas que han cambiado y tienes que elaborar todo lo que has vivido durante la enfermedad. Te haces muchas preguntas como, ¿Qué pasa con mi futuro?, ¿Cómo ha afectado el cáncer a mi vida?, ¿Cuáles son los problemas médicos a largo plazo?, ¿Qué pasa con las relaciones familiares e interpersonales?,…

Ideas que pueden ayudarte a llevar mejor esta nueva etapa podrían ser:

Retomar actividades y relaciones sociales
Trabajar hacia la independencia y autonomía de tus padres
Construir relaciones nuevas y significativas con miembros de ambos sexos
Desarrollar un sistema personal de valores y salir del rol de enfermo
Afrontar los cambios físicos producidos por los tratamientos
Reducir el temor a la recaída
Construir una buena base emocional para confiar en nosotros mismos


Algunas de estas propuestas pueden parecerte complicadas pero si en esta nueva etapa sientes que tienes muchas dificultades y te cuesta retomar el día a día,  busca apoyo y orientación de profesionales, también las   Asociaciones de Afectados  te pueden ayudar a llevar mejor estos momentos.

 

- Verónica Eslava Abucha -