Spanish English Latin

Usted está aquí

Ana K. W.

Cáncer. Esa palabra tabú. Esa palabra que no asociamos con nada bueno. Esa palabra de la que tenemos un concepto completamente erróneo. Esa palabra que pierde toda su fuerza en mi contra, y en la tuya, y en la de tantos otros.

Dicen que todos los comienzos son difíciles, y más cuando te rompen tu mundo por la mitad. Lo importante no es lo oscuro que está el túnel en el que te adentras, sino mantener siempre presente que encontrarás la salida, cueste lo que cueste.

Adrián Dubla Prieto

Hola me llamo Adrián y empecé esta lucha con 14 años y medio, con un Sarcoma de Ewing.  Yo sé como se siente un adolescente… piensas que es todo un drama, pero se supera.

La medicación es una mierda (que te deja para al arrastre) pero lo bueno es el apoyo de las enfermeras que hacen todo lo que pueden para que estés bien. 

Hay momentos de rabia… pero es normal. Lo bueno: Los momentos de distracción, cuando vienen voluntarios que te ayudan a pasar el rato con su buen humor…

Eva Ruiz

Desde el momento en que me diagnosticaron, ya empecé a pensar y a planear como serían las cosas cuando todo acabara, como sería la vuelta a la normalidad.

Lo pensaba a menudo porque nunca creí que el final fuera a ser de otro modo que el de recuperarme, el de recuperar la energía que tenía antes de los tratamientos, de recuperar mi pelo, volver al instituto… Se puede decir que tenía idealizado ese momento y, que cuando llegó, fue una gran noticia para mí, para mi familia, mis amigos… pero no fue del todo como esperaba.

Rocío Ballesteros

Personalmente mi vuelta a la normalidad no la recuerdo como algo que fuera difícil para mí, no me costó volver a la normalidad.

En cuanto al colegio durante la enfermedad siempre estuve en contacto con profesores y compañeros que estaban al tanto de todo. Recuerdo que el primer día que volví a clase todo eran sonrisas y me hicieron una pequeña fiestecita de vuelta, pero sentí mucho apoyo por parte de todos.

Francisco Javier Murillo García

Como en todas las ocasiones “llegué” al cáncer por casualidad, a los 23 años, esto fue a través de una simple operación de cirugía estética para quitar un bulto en el hombro ocasionado por una enfermedad de nacimiento.

Cierto es que cuando se produce un diagnóstico de cáncer, provoca un gran cambio en tu vida diaria… Pasas innumerables horas en el Hospital de Día, consultas con diversos especialistas, salas de espera, etc.

María Tenorio Gallego

Mi vuelta a la normalidad.

¿Qué va a pasar? ¿voy a ser capaz de seguir el ritmo de mis compañeros en el colegio/instituto? ¿la gente que no me conoce, nos aceptarán desde el principio a mis secuelas y a mi?.

Carlos Martínez Lliso

Hola, me llamo Carlos, pero todos me llaman Pichi. Cuando sólo tenía cuatro años me puse malito, pero ahora tengo trece y estoy muy bien.

Después de todos estos años, por fin sólo tengo que ir una vez a al año a la revisión del médico.

Tenía Leucemia, (cáncer de sangre) pero no me acuerdo muy bien de todo, aunque tengo algún recuerdo interesante:

Bianca Pérez Salamanca

14 años

El hospital “Niño Jesús” y yo nos conocimos hace poco más de un año. Nos conocimos porque me diagnosticaron una enfermedad llamada Leucemia. Yo soy Bianca, y tengo 14 años.

Dicen que la primera impresión es la que cuenta, pero en mi caso esto no fue verdad. Cuando conocí el hospital sentía miedo, no sabía por qué estaba allí, pero claro, esos sólo fueron los primeros días.

Álvaro Pena Durán

Mi historia comienza en Abril del 2007.

Un dolor que apareció en la rodilla y que se pensó que podía ser una tendinitis, debido a la cantidad de deporte que practicaba.

Poco a poco ese dolor fue aumentando, apareció un bulto de tamaño considerable en la rodilla, y al descartarse el esguince de ligamentos por mi médico de cabecera, se me realizó una radiografía... En la que apareció el problema real: Un osteosarcoma.

Andrea Ruano Flores

Cáncer, ¿Da miedo. eh?

No creo que haga falta decirte nada. Porque se que ahora mismo no quieres saber nada de nadie. Y dirás, ¿Y qué haces contándome esto?

Pues intentar ... Se podría decir, hacerte sentir un poco mejor, aunque ahora mismo te parezca imposible.

Yo empecé en Septiembre del 2007. Me diagnosticaron Sarcoma de Ewing en la tibia izquierda.

Páginas