Spanish English Latin

Usted está aquí

¿Cómo es la UCI?

 

Ser dado de alta de la UCI significa que no ya no necesitas un nivel tan alto de observación, tratamiento y atención por parte del personal médico. El traslado a la sala de Oncología no debe ser motivo de preocupación, puesto que los médicos y las enfermeras de UCI no haremos el traslado hasta que no estés estable. Además, el personal de la Sala de Oncología tendrá todo lo necesario para continuar con tu recuperación.

 

A continuación te explico algunos aparatos de la Unidad y algunos posibles tratamientos.

 

Mientras se está en la unidad siempre se está conectado a un monitor, que es una pantalla con números y alarmas que nos informa de cómo te encuentras. El monitor se conecta al pecho por medio de unas pegatinas que no causan dolor, y que miden la frecuencia cardiaca y la respiración. También te conectaremos en los dedos de las manos o de los pies un pulsioxímetro, que es una venda que emite una luz roja y que no duele. El pulsioxímetro mide la cantidad de oxígeno en la sangre.

 

A veces, podrás oír sonar alguna alarma disparada por tus propios movimientos o porque se ha despegado una pegatina; no debes asustarte porque no significa que estés mal.

En la UCI casi todos los pacientes tienen una vía en las manos o en los brazos por donde se pasan líquidos y medicinas. Pero hay ciertos tratamientos que necesitan ser puestos en venas más grandes y profundas. Para ello los médicos de la unidad colocaremos sin dolor una vía más grande que se llama catéter venoso central y que puede ir situada en la ingle, en el pecho o en el cuello.

Hay ciertos fármacos que solamente se pueden administrar en la UCI porque se necesita una observación minuciosa. Estas medicinas se administran de forma continua y los médicos pueden usarlas para mejorar la función del corazón, un ejemplo serían la dopamina o la adrenalina.

 

Otras veces, usaremos fármacos para aliviar el dolor como la morfina o el fentanilo. Éstos los podemos poner mediante unos dispositivos llamados bombas de PCA (Patient-Controlled Analgesia). Son bombas computerizadas que administran de forma segura el analgésico y que permiten que tú seas quién decida cuándo te lo vas a poner. Cuando empieces a sentir dolor oprimirás un botón que inyectará una dosis de morfina en la vena, y unos minutos después sentirás alivio.

Muchas veces, para poder tratar tu enfermedad los médicos necesitamos hacer una gran cantidad de pruebas para obtener más información. Podemos pedir: análisis de sangre, análisis de orina, radiografías de diferentes partes del cuerpo, etc.

Algunas veces los pacientes en la UCI están muy cansados y necesitan ayuda para respirar. En estos casos se les se les intuba, o lo que es lo mismo, se les duerme y se coloca un tubo de plástico por la boca hasta el pulmón, y después se les conecta a un respirador. Los respiradores son máquinas que meten aire y oxígeno. Hay muchos tipos de respiradores, pero todas hacen lo mismo: ayudar a respirar hasta que con el tratamiento quitemos la complicación que ha producido la dificultad para respirar.

 

Tienes que saber que mientras se está con el respirador, siempre se mantiene al paciente muy dormido. Y finalmente, cuando se curan los pulmones y el paciente puede respirar con fuerza, se retira el respirador.

Es un aparato que se pone a pacientes despiertos con dificultad respiratoria. Utiliza una mascarilla que se tiene que adaptar a la cara cubriendo la boca y la nariz, y a través de la cual pasa gran cantidad de aire hasta llegar a los pulmones. Con frecuencia el chorro de aire puede irritar a los ojos, pero tiene el gran beneficio de que permite respirar con mucha más fuerza.

 

 

VOLVER