Carlos Alberto Acuña Rueda

Me llamo Carlos Alberto Acuña Rueda tengo 17 años soy de Ecuador

Llegue a España en el año 2006. Vine con una idea y una meta aquí: poder ejercer mis estudios.

Logré llegar a estudiar hasta el 4º curso de la E.S.O, pero no lo pude acabar porque me vino un cambio de vida que no me esperaba y así empezó este cambio de vida:

Mi enfermedad empezó a mis 16 años, me fui sintiendo mal, no me podía concentrar en mis estudios empecé a preocuparme en mi casa y mi madre se fue dando cuenta que yo ya no iba normal, pues saco cita al médico para el siguiente día. Me fui como a las 8 de la mañana así me sacaron analíticas de todo. A los dos días me dieron los resultados que todo estaba bien y que los síntomas que yo sentía que era normal, pero yo me sentía cada día peor. Volvimos a insistir al médico y tuvimos una discusión con el médico para que me volviera a hacer otras pruebas y me volvieron a salir otra vez todo bien. Y así pasó el tiempo y yo cada día peor que llegué un día ya sin fuerzas y otra ves fuimos al médico me hicieron otras pruebas y ahí fue un día miércoles 13 de junio del 2007 me detectaron la enfermedad le llamaron a mi madre y le dijeron que me lleve urgente al hospital.

Cuando llegamos hablaron con mi madre y se puso muy asustada y nerviosa yo le pregunté que le dijeron y me dijo que me iban a ingresar. Y así fue, enseguida me empezaron con pruebas y al siguiente día ya me hicieron la primera punción lumbar. Luego ya pusieron un catéter y me empezaron con el primer ciclo de quimioterapia ya me fui dando cuenta que tenía en verdad le iba preguntando al compañero de habitación y me dijo de qué se trataba y entonces fue lo más duro y triste que tener que pasar por todo esto, no podía asimilar que estaba pasando conmigo a pesar que todos me decían que “tú eres un chaval que puedes con todo” pero no entendía en verdad por qué yo estaba en una sala de adultos, que todos me preguntaban que tenía y yo les contestaba que me han detectado un virus a la sangre y ahí se daban cuenta que yo no sabía nada de lo  me estaba pasando. Pero al ver día a día como entraban y salía me ponía mas mal y así pasó el tiempo cuando me dijeron los médicos en el tercer ciclo de quimioterapia “Alberto te vamos a mandar al hospital al Niño Jesús para un trasplante de medula ósea” y ahí fue cuando en realidad me enteré que tenía la enfermedad de leucemia, pero no fue un golpe tan fuerte para mí porque ya me iba dando igual que tenía una enfermedad grave yo ya no quería saber nada más.

a me rendía pero cuando me entrevisté con el Doctor M.A.D, él me explico que como era el transplante y cómo voy a pasar en el hospital. En verdad era un cambio muy grande. Después que tener que compartir con personas adultas me impresioné el trato tanto de los médicos como de las enfermeras y de todos los niños y el cambio de las habitaciones. En el primer hospital era la sala de de oncología como un sótano todo oscuro que no veía ni el sol, y entonces me fui haciéndome a la idea de que todo me iba a ir bien aun más cuando conocí a las fundaciones que me entretenían todas las tardes, ahí se pasaba unas horas de olvido en el hospital (tanto en el trato que me han dado como los objetos que me han prestado).

Y así he pasado con tres ciclos de quimioterapia luego al transplante de medula, le hicieron las pruebas a mi hermana pequeña salieron compatibles salio todo bien, le dieron la fecha cuando se iba a sacar las células mi hermana (era muy nerviosa que se acercara el día, a veces decía que ya no iba hacerse nada pero me veía ahí tirado en la cama y al mismo tiempo decía que sí se hacía).

Y bueno gracias a mi hermana que me ha dado otra oportunidad de vivir estoy aquí escribiendo esta historia y un pasado oscuro que varias veces pensé que no iba a salir de esas y también me desanimaba mucho que todo me daba igual. Pero ya salí con muchas fuerzas y que les doy animo a todos y a todas que estén pasando por esta situación que es muy duro lo mas duro que les pueda pasar en la vida, pero se sale de esas. ANIMO

 

Carlos Alberto